Cualidades esenciales del buen docente

¿Cuáles son las cualidades que más se valoran en un buen docente? ¿Importan más sus conocimientos o su destreza para compartirlos? Dedicarse a la docencia es vocacional y la motivación por transmitir conocimientos y estar en contacto con estudiantes y profesionales es muy importante.

Aunque parezca sencilla, está profesión, es de las especialidades que mayor reto profesional tiene. Sobre todo para los profesionales que se dedican a la Primaria y Secundaria.

Cualidades esenciales del buen docente

Es su responsabilidad que los alumnos se sientan motivados por aprender, desarrollen sus competencias y tengan ilusión por desarrollar una carrera profesional.

Estos docentes para motivar y promover la curiosidades deben reunir estas cualidades:

  • Ser responsable: Esto implica que tienen que atender las expectativas y estándares de sus alumnos. Deben ser justo e igualitarios.
  • Flexibilidad: Debes ser dinámico y reaccionar ante las necesidades de los alumnos y entorno que les rodea. Son capaces de integrar el contexto actual y la realidad a sus enseñanzas, implicando a los estudiantes y comprendan mejor los conceptos.
  • Ser observador: Tiene que ser capaz de detectar las necesidades de los alumnos, sus carencias y adaptar el ritmo de trabajo a esto.
  • Mediar: Ha de ejercer de mediador y centrarse en mostrar habilidades blandas y comportamientos de resolución de conflictos.
  • Ser cooperativo: Esto es clave para trabajar con administrativos, otros docentes y los padres de los alumnos. El aprendizaje colaborativo y el trabajo en equipo debe ser la base para transmitir conocimientos.
  • Inspirar: Debe ser un guía que incentive el conocimiento autodidacta y creativo de los alumnos. Debe de compartir experiencias de aprendizaje que vayan más allá de la explicación de conceptos y la tradicional clase magistral.
  • Innovar: Debe integrar en las clases nuevas metodologías, herramientas o recursos.
  • Resolver: Encontrar los medios necesarios para conectar con todos los alumnos sin importar el desafío.
  • Empatía: Debe poder reconocer y empatizar con los problemas y las situaciones a las que se enfrentan los estudiantes. Tiene que tratar de ponerse en el lugar de sus estudiantes, ver las cosas desde su perspectiva y ayudarles.
  • Tener carisma: Debe tener la  habilidad de atraer la atención en un aula llena de alumnos y ser capaz de mantenerla por tiempo prolongado.

La docencia se basa en una perfecta combinación de aptitudes y conocimientos y, sobre todo, que con su intervención generen la suficiente curiosidad y motivación, para que sus oyentes continúen inviertiendo tiempo en su formación y desarrollo profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies