Cuando el verano viene cargado de suspensos

No siempre uno tiene el verano que desea. El curso escolar a veces se tiene que prolongar hasta el verano, a causa de los suspensos obtenidos.

Ahora bien,  la palabra suspenso no tiene por qué ir asociada a no haber estudiado. En ocasiones entran en juego otros factores como pueden ser las
dificultades de comprensión, la  planificación o la ansiedad. Todo ello puedo contribuir a arruinar el fin de curso y por lo tanto el verano.

Pero si estáis en esa situación no hay por qué alarmarse ni dramatizar, ya que el verano es muy largo y puede haber tiempo para todo.  Ahora bien,  sí que es verdad que los estudiantes necesitan un impulso para ello y qué mejor que acudir a una academia para recibir clases. Éstas pueden ser necesarias para alcanzar el nivel exigido. Un buen profesor puede ser de gran ayuda no sólo para superar las pruebas, sino para asegurarles una base sólida. En Mercurio Ateneo os ayudamos a superar el curso.

 

Sello-Suspenso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies