Matricular en un curso de inglés a los niños

Otra cosa no, pero una de las cosas que más envidian los adultos de los niños, es su capacidad de aprendizaje. En concreto, la facilidad que tienen para aprender idiomas. Son como esponjas que absorben todo. Por eso, matricular a los pequeños en un curso de inglés para niños es la mejor forma de que se conviertan en bilingües.

Matricular en un curso de inglés a los niños

Los cerebros de los niños son más elásticos que los de los adultos y están diseñados para acumular información del entorno. Sin esta capacidad nunca se convertirían en adultos independientes. Imitan constantemente a los adultos y están acostumbrados a adquirir nuevos conocimientos. No tienen vergüenza a equivocarse y tienen muchos menos complejos a la hora de aprender.

¿Por qué no aprovechar esta edad, en la que la mente está tan abierta, para apuntarlo a un curso de inglés para niños?

  • Aprenden mucho más rápido: La mente de los niños están diseñadas para absorber conocimiento. Aprenden por imitación. Sentar las bases del inglés desde tan pequeños les ayudará a no perder nunca esa capacidad innata que tienen para imitar estructuras nuevas.
  • Sociabilizan y hacen nuevos amigos: Aprendiendo inglés, no solo conocerá un nuevo idioma sino que también se relacionará con otros niños con los que podrá practicar lo que aprenda en clase.
  • Mayor riqueza cultural: Conocer otros idiomas implica conocer la cultura de cada país. Los idiomas dicen mucho de nosotros  y los conceptos lingüísticos ayudan a moldear cómo vemos el mundo. Un curso de inglés para niños siempre tratará de introducirlos en la cultura del país. Aprenderán las costumbres inglesas y tendrán una visión del mundo diferente a la que tenemos en nuestra cultura.
  • Aprenden divirtiéndose: Los niños aprenden jugando. Es por esto que los cursos de inglés para niños se caracterizan por usar juegos, vídeos y otras técnicas divertidas para aprender inglés. No lo ven como una obligación sino como algo divertido y diferente que hacer algunas tardes.
  • Desarrollan mejor sus habilidades cognitivas: Desarrollará su capacidad de atención y expresión. Le ayudará a superar el miedo a hablar en público y, en definitiva, harán de tu hijo un niño más seguro de sí mismo.
  • Mayor facilidad de aprender otros idiomas en el futuro: Una vez que haya dominado el inglés tendrá su propio sistema de aprendizaje de idiomas y le será mucho más fácil enfrentarse a otros nuevos. En un curso de inglés para niños tus hijos no solo aprenderán inglés. También desarrollarán una mejor comprensión lectora y se acostumbrarán a reconocer los patrones semánticos y sintácticos de un lenguaje.
  • Más oportunidades para su futuro laboral y profesional: Le estarás dando un conocimiento muy valorado en el mundo laboral. Sabiendo inglés se convertirá en un individuo muy importante para las empresas en las que decida trabajar. Y no solo eso, podrá moverse alrededor del mundo y contar con oportunidades de estudio y trabajo que mucha gente no tiene en este momento.

No pierdas la oportunidad de que tu hijo hable dos idiomas y aprovecha esa facilidad innata para los idiomas que tienen todos los pequeños. Verás lo bien que se lo pasa y lo beneficioso que es para él. No te arrepentirás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies